22:1 EL SEÑOR cumplió su promesa con Sara como se lo había dicho antes.  Ella quedó embarazada y tuvo un hijo de Abraham en su vejez, en el momento exacto en que EL SEÑOR le había profetizado.

22:2 Abraham le puso por nombre Isaac al hijo que le nació de Sara. 

22:3 Y lo circuncidó cuando tenía ocho días de nacido, de la forma como EL SEÑOR le había ordenado. 

22:4 Abraham tenía cien años cuando nació su hijo Isaac.

22:5 Dijo Sara: EL SEÑOR me ha dado alegría y todo el que lo pueda entender se alegrará conmigo. 

22:6 También dijo: ¿Quién le hubiera dicho a Abraham que Sara alimentaría a sus hijos? Pero le he dado un hijo en su vejez. 

22:7 El niño creció y dejó de ser amamantado, entonces Abraham hizo una magnífica fiesta en ese día.

22:8 Pero Sara vio que el hijo de Agar, la mujer nacida en Mitsraim de Egipto, la que le dio un hijo a Abraham, deshonraba a su hijo Isaac. 

22:9 Le dijo a Abraham: Quiero que repudies a esa esclava y a su hijo, porque su hijo no va a tener herencia con mi hijo Isaac. 

22:10 Esas palabras fueron muy dolorosas para Abraham por causa de su hijo. 

22:11 Y EL SEÑOR le dijo a Abraham: No te quebrantes por el niño ni por tu sierva, escucha lo que te diga Sara, porque Isaac va a ser el padre de muchas generaciones, pero también del hijo de la esclava voy a levantar una nación, porque también es tu descendiente.

22:12 Abraham se levantó al amanecer, preparó pan y un recipiente con agua que puso sobre los hombros de Agar, le entregó al joven y la envió lejos. Agar caminó sin rumbo por las tierras secas de Beerseba. 

22:13 Cuando el agua se acabó, arrojó al joven bajo un matorral, se sentó delante de él, a la distancia de un tiro de arco mientras pensaba: Yo no quiero ver cuando el niño muera. Cuando ella se sentó, el joven gritó y lloró.

22:14 EL SEÑOR oyó la voz del joven y el ángel del SEÑOR habló con Agar desde el cielo preguntándole, ¿Qué tienes? No tengas miedo, porque EL SEÑOR escuchó al joven. Levántate, recógelo, protégelo, porque haré de él una gran nación. 

22:15 Entonces EL SEÑOR le permitió a ella ver un pozo de agua, ella llenó la vasija y le dio de beber al joven. 

22:16 EL SEÑOR acompañaba al joven, quien creció y vivió en el desierto y se convirtió en arquero. Él se estableció en el campo de Parán y su madre le consiguió una mujer egipcia.

22:17 Por ese tiempo fueron a hablar con Abraham, Abimélek y Ficol el comandante de su ejército y le dijeron: EL SEÑOR te acompaña en todo lo que haces. 

22:18 Ahora, júrame por EL SEÑÓR que no me engañarás a mí, ni a mi hijo, ni a mi nieto. Que vas a actuar conmigo y con esta tierra tal como yo he actuado contigo, conforme a la bondad que te he mostrado

22:19 Abraham dijo: Yo juro.

22:20 Entonces Abraham le reclamó a Abimélek por un pozo de agua que los servidores de Abimélek le habían quitado. 

22:21 Abimélek dijo: Yo no conozco quien hizo esto, ni tú me avisaste ni yo me enteré.

22:22 Abraham reunió ovejas y vacas y se las dio a Abimélek para sellar una alianza, y separó siete corderitas del rebaño. Abimélek le preguntó ¿Por qué pusiste esas siete corderitas aparte?

22:23 Abraham dijo: Vas a recibir de mis manos estas siete corderitas, que servirán como prueba de que yo cavé este pozo. 

22:24 Por esto el lugar se llama Pozo del Juramento, porque allí los dos juraron. 

22:25 De esta forma se hizo el pacto de Beerseba, y se levantaron Abimélek y Ficol el comandante de su ejército y regresaron a la región de los filisteos. 

22:26 Plantó Abraham un árbol de Tamarisco en Beerseba, y predicó allí el nombre de EL SEÑOR Dios eterno. 

22:27 Y vivió Abraham en región de los filisteos mucho tiempo.