23:1 Después de estas cosas, Dios probó a Abraham. Le dijo: Abraham. Él respondió: Aquí estoy. 
23:2 Le dijo: Trae ahora a tu único y amado hijo Isaac y viaja hasta Moriyá y sacrifícalo en ese lugar como holocausto quemado, en la colina que te voy a mostrar.  
23:3 Entonces Abraham se levantó al amanecer, aparejó su asno, llevó a dos de sus servidores y a su hijo Isaac. Cortó madera para el holocausto quemado, se afirmó y comenzó a caminar hasta el sitio que EL SEÑÓR le dijo. 
23:4 A los tres días, Abraham vio el lugar desde la distancia. 
23:5 Ordenó Abraham a sus servidores sentarse junto al asno y les dijo, yo y el joven caminaremos hasta ese lugar, vamos a adorar y regresaremos aquí.
23:6 Recogió Abraham la madera del holocausto encendido y la puso encima de su hijo Isaac, él trajo en su mano fuego y un cuchillo, se fueron juntos caminando.  
23:7 Le dijo Isaac a Abraham su padre: Padre. Él respondió: Aquí estoy, hijo.  Siguió diciendo: ¿Aquí están el fuego y la madera, en donde está el cordero para el holocausto?
23:8 Abraham: respondió: Dios aprobará el cordero para el holocausto, hijo. Iban juntos caminando.
23:9 Al llegar al sitio señalado por El SEÑÓR, Abraham construyó un altar, preparó la madera, ató a su hijo Isaac y lo puso sobre la madera del altar.  
23:10 Abraham extendió su mano y recogió el cuchillo para matar a su hijo. 
23:11 El ángel de EL SEÑOR lo llamó desde el firmamento diciendo: Abraham, Abraham. Él respondió: Aquí estoy. 
23:12 Y le dijo: No descargues tu mano contra el joven, ni le hagas nada, ahora muestro   que temes a Dios, porque no retuviste a tu hijo, tu único.
23:13 Abraham levantó la mirada y vio detrás de él un carnero enredado con sus astas entre una zarza. Abraham recogió el carnero y lo entregó en holocausto encendido en lugar de su hijo.
23:14 Abraham le puso por nombre al lugar, EL SEÑOR aprobará. Por tanto, se dice hoy: En el monte de EL SEÑOR será aprobado. 
23:15 Otra vez llamó EL SEÑOR a Abraham, por segunda vez, desde el firmamento, 
23:16 He jurado por Mí, dice EL SEÑOR, por lo que hiciste, no retuviste a tu hijo, tu único hijo,
23:17 te voy a bendecir, te voy a multiplicar y voy a aumentar tu descendencia como las estrellas en el firmamento, como la arena en la costa del mar. Tu descendencia conquistará las ciudades de sus adversarios. 
23:18 En tus generaciones serán bendecidas todas las naciones de la tierra, porque obedeciste mi llamado.
23:19 Regresó Abraham hasta donde estaban sus servidores, se levantaron y caminaron juntos hasta Beerseba. Vivió Abraham en Beerseba. 
23:20 Después le dieron una noticia a Abraham: Milká le dio hijos a Nakjór tu hermano: El primogénito Uz, su hermano Buz, Quemuél padre de Aram, Késed, Kjazó, Pildásh, Yidlaf y Betuel. 

23:21 Betuel era el padre de Rebeca.

23:23 Ellos fueron los ocho hijos que le nacieron a Milká, siendo el padre Nakjór, el hermano de Abraham. 
23:24 La amante de Nakjór se llamaba Reumá, y le nacieron Tébakj, Gákjam, Tákjash y Maaká.